La Fería del Libro de Guadalajara

Feria del libro - día 1Día 1

La primera vez que estuve en Guadalajara fue hace 12 años, viajaba yo solo con mi mochila y entré desde Los Angeles en guagua hasta Tijuana, al llegar a la frontera la policia subió a la guagua a pedir los pasaportes y al único que hicieron bajar fue a mi, todos los demás eran obviamente mejicanos, cuando tras pasar el control subí de nuevo todos me empezaron a silbar: y qué, ¿cúanto fue la mordida?, me preguntaban entre risas como si me conocieran de toda la vida… No me detuve en Tijuana, las historias que contaban sobre esa ciudad me imponían cierto respeto y decidí seguir bajando hacia el sur, así que pregunté que donde se cogía el autobús para Guadalajara, y me respondieron que en México los camiones se cogían por el tubo de escape, que no sabían por donde los autobuses se cogían en España… hoy estoy de nuevo en Guadalajara, paseo por el mismo centro de esta agradable ciudad y me gusta tanto como me gustó la primera vez, tengo la impresión de que las cosas no han cambiado demasiado…

Escribo desde un ciber, con más prisas de las habituales porque cada minuto cuesta, espero que el texto no desmerezca, pero prometí a amigos y seguidores de esta web que haría un diario de viaje sobre mi estancia en la feria, así que hoy lo empiezo con el día 1. Llegué anoche a Guadalajara, a las doce de la noche de aquí y a las seis de la mañana mías, también llegó mi maleta aunque casi no los libros, ya que la caja donde los traía se rompió en algún punto del viaje y apareció destrozada dando vueltas en la cinta del aeropuerto metida de mala manera en una bolsa de plástico transparente. Oiga, que me falta uno de los bultos, le dije al hombre que apareció cuando ya se habían retirado todas las maletas, ¿no será eso?, me indicó él señalando hacía la triste bolsa que giraba en solitario y que yo no había reconocido en un principio. Me temí lo peor, nada más llegar al hotel lo primero que hice fue contarlos, sólo faltaban cuatro, respiré tranquilo y di la pérdida como buena, me consolé imaginando que habrían cuatro maleteros en algún lugar de México con un ejemplar en las manos de “Tú eres azul cobalto”, ojalá lo lean y ojalá les guste…

El pabellón de la Expo de Guadalajara es inmenso, moderno, casi espectacular. Te puedes perder facilmente caminando entre sus interminables pasillos, la presencia española es muy importante y están todas las editoriales principales con unos stands enormes repletos de estanterías y de libros. Como quizás se pueda apreciar en la foto, me he ubicado en una esquinita dentro de otra esquinita en la que se encuentra el stand de las Islas Canarias, y no tengo del todo todo claro como entre tantos stands, tanto autor conocido (Antonio Gala venía en el mismo avión que yo) y tantos libros la gente va a llegar al mío, que es pequeñito y azul, y está escrito con tanto cariño. Mañana lo sabremos, a las once se declarará inaugurada la feria…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s