Se abre el telón en Guadalajara

Fería del libro - día 2Día 2

Tiene México algo de especial que todavía no sé muy bien como definir, llevo varios días pensándolo, desde que llegué a Guadalajara, y todavía no acierto muy bien a comprender qué es, quizás sea la espontaneidad con la que se expresan los mexicanos, la alegría que trasmiten, su vocabulario simpático y siempre tan cordial. Hoy la inauguración de la feria ha sido un espectáculo, una sala enorme completamente abarrotada y en la mesa presidencial García Marquez, Saramago, Carlos Fuentes… El presentador procedió con su oficio, que no es otro que el de presentar: el primero en el “presidio” (en la “mesa” según este lenguaje tan simpático de los mexicanos) el representante del Gobierno de Vicente Fox -abucheos en la sala-, después el presidente de la Universidad de Guadalajara -aplausos-, los escritores -grandes aplausos y vítores-, el presidente de la Junta de Andalucia -aplausos de cordialidad y simpatía-, el representante del Ayuntamiento de Guadalajara -abucheos en general…-. No sé, la inauguración de hoy tiene algo de ese México, de esa espontaneidad por expresar lo que les apetece en cada momento, tan alejado de las formas, del rigor, de lo políticamente correcta que se ha convertido España desde que somos europeos.

Todo en el recinto de la Expo de Guadalajara está muy bien organizado, los stands, el pabellón central de Andalucia, el salón principal y la sala de conciertos, la zona de ordenadores desde la que escribo ahora, y el espacio de encuentros para la venta de derechos. En el piso de arriba las salas de los actos paralelos (un programa ilusionante de encuentros con escritores), la zona de teléfonos y bancos, y hasta la de los limpiabotas, algo que no ha cambiado desde mi última estancia en Guadalajara hace doce años, siguen estando por todas partes, y no pienso marcharme sin utilizarlos, mis zapatos lo merecen…

El éxito de público es considerable, y los pasillos principales, donde se encuentran los grandes grupos editoriales, están abarrotados, pero la ríada de gente se va disolviendo en pequeños riachulos cuando se trata de abrirse camino por los pasillos secundarios, y apenas un hilito de agua llega hasta nuestro stand del Gobierno de Canarias. Algunos se fijan en el cartel de “Tú eres azul cobalto”, pero la verdad es que causa bastante indiferencia, pocos se animan a “agarrar” la novela para echarle un vistazo. Camino por los pasillos y entre los stands veo varios libros sobre Frida: biografias, pinturas, pequeñas estatutas, probablemente “Tú eres azul cobalto” sea un libro más sobre Frida, uno más de tantos aquí en México.

En cualquier caso la participación en esta Feria está siendo muy interesante, el encuentro con el siempre atento personal de la Dirección General del libro del Gobierno de Canarias, las conversaciones y la problemática de los editores (exponen en el stand seis editoriales de las islas), el punto de vista de los autores, de los libreros, de lo promotores culturales, tanto que hay por hacer… Para un escritor novel la participación en esta Feria consiste en ir conociendo, en ir aprendiendo, en ir asentando las bases para esta carrera que empiezo y que es más larga que una maratón, mucho más larga…

Así que mientras pasan las horas también aprovecho para asistir a los actos paralelos. Todos los días a las seis de la tarde hay un ciclo que han denominado “El placer de la lectura”, ayer era Piglia, uno de esos primeros espadas argentinos que todavía no he podido leer. Interesante Piglia, la sala abarrotada, habló de leer, de que el acto de la lectura no es un acto solitario, porque al igual que una chaqueta (él dijo “saco”) que te gusta no la compartes un libro sí, un libro estás deseando compartirlo, recomendarlo, comentarlo con los amigos. También habló de libros, de los que se llevaría a una isla desierta y de los otros, de los que dejaría allí para no encontrarlos nunca (no quiso decir nombres pero ante la insistencia del presentador claudicó, y abandonó en la isla los de Paulo Coelho -y a mi que me encantó en su día El Alquimista-). Y también habló de uno de mis temas favoritos, del cine y la televisión, de la literatura que se hacía antes de su existencia y de la que se hace después, una vez que el ojo del espectador o del lector se han acostumbrado a formas más visuales, aunque no emitió ningún juicio de valor. Interesante Piglia, interesante este lujo de programa de actividades paralelas que seguiré frecuentando.

Y entre acto y acto de vuelta al stand, el pequeño montón de tú eres azul cobalto sigue inalterable, todavía no hemos vendido ningún ejemplar, (aunque se venden libros en los stand no hay ningún autor firmando libros) ¡ah bueno! sí, he vendido uno, pero fue a un maño simpático que vino conmigo en el avión y me prometió que se pasaría a comparlo, cumplió su promesa, pero esa venta no cuenta, aunque ninguna cuenta, porque probablemente en esta feria, vender puntalmente ejemplares de la novela sea lo de menos…

Charla de Piglia
Medios de prensa en la inauguración de la Feria y entrada al recinto
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s