La pasión como única forma de vida

El último encuentro
El último encuentro

Sándor Márai, «el último encuentro»

¿Es la pasión el único sentido de nuestras vidas, la pasión que un día colma nuestras almas y nuestros cuerpos, y que después arde para siempre, hasta la muerte, y si hemos vivido esa pasión quizás no hayamos vivido en vano? Sándor Márai nació en Hungría en 1900 y vivió 89 años, hasta que se suicidó unos meses antes de la caída del muro de Berlín en 1989. Entre sus obras me recomendaron hace un par de días, en un encuentro fortuito en un vuelo Las Palmas-Tenerife, «El último encuentro» (publicada su 34ª edición en 2007 por Salamandra), muchas veces se encuentra uno gente en los aviones, algunos de esos encuentros son bienvenidos, otros, más que encuentros son tropiezos, los mejores, los que sin conocer a la persona te aportan algo bueno, una conversación interesante, alguna anécdota, o, ¿por qué no? una recomendación de un libro; tantos libros y tantos escritores, qué satisfacción descubrir de repente uno bueno.

Henrik y Konrád, amigos inseparables en su infancia y su juventud, hace cuarenta y un años que no se ven, y una noche de 1940, en una mansión situada en algún lugar del imperio Austro-húngaro, estos dos ancianos van a volverse a encontrar; saben los dos que será su último encuentro, el último, el inevitable y el deseado, porque en ningún momento de sus vidas dudaron que ese último encuentro iba a producirse, Konrád desapareció sin previo aviso una mañana de 1899, tras un día de caza y una cena posterior en la mansión de sus amigos Henrik y Krisztina.

Con el trasfondo de la Europa de la época, y de la formación militar de los protagonistas (general y capitán del imperio a las órdenes del emperador), Sándor Márai nos cuenta una historia sobre la pasión, el honor, la amistad, los valores, el compromiso y la firmeza, pero no una pasión, un honor, una amistad, unos valores, un compromiso o una firmeza livianos, frágiles y cambiables, sino una descripción de unos sentimientos puros, auténticos, sólidos, inflexibles, perdurables y defendibles hasta la muerte, unos sentimientos probablemente de otra época, de una época de honor, de duelos, de tradiciones, de respeto, una época en la que existía algo por encima del individuo que regulaba su comportamiento, y no una época como la de actual, en la que es el propio individuo el que regula su comportamiento en base al hedonismo, con las ventajas e inconvenientes que eso trae consigo (véase artículo sobre Gilles Lipovetsky en este mismo blog: www.pablomartincarbajal.com/blog.php?codnoticia=69).

Sándor Márai acierta de lleno en la descripción de los sentimientos de los protagonistas (o más bien del protagonista, Henrik), hasta el punto que tanta firmeza e inflexibilidad pueden hacer perder la paciencia del lector, a medida que la tensión aumenta y el protagonista, tras cuarenta y un años dándole vueltas, continua hurgando y rehurgando en el origen y la pureza de sus sentimientos, el lector hedonista sentirá como le hierve la sangre hasta el punto de querer estallar el libro contra la pared y abandonarse a otra cosa: es precisamente en ese momento cuando se produce el triunfo del escritor, cuando el lector hedonista recoge el libro con avidez para descubrir ansioso un desenlace brillante que cierra, como no podía ser de otra manera, la pureza de los sentimientos de Henrik, que por fin, tras despedirse de su amigo al alba y escuchar la marcha de las ruedas del coche sobre la gravilla, puede acostarse por primera vez en cuarenta y un años, en posesión de la verdad.

Pues eso, que un encuentro en un avión puede dar para mucho, espero que no sea el último…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s