Una novela de las grandes

Un mundo feliz
Un mundo feliz

Aldous Huxley «Un mundo feliz»

¿Por qué surge Dios?, porque es la manera que tiene el hombre de enfrentar las carencias, las carencias de cualquier tipo que necesitan la figura de Dios cuando no se encuentran respuestas, si no hay respuesta se crea una, y ésa se convierte en la única posible: Dios. Mario Benedetti lo escenificó perfectamente en uno de sus cuentos: «Sábado de gloria», al personaje principal se le enferma gravemente su mujer, él no entendía el motivo por el que, de repente, su mujer joven entraba en ese estado; desolado en la sala de espera del hospital, mientras su mujer se debatía entre la vida y la muerte, no encontraba nada donde agarrarse, ninguna respuesta. No quería rezar ni pensar en Dios porque siempre había querido negarlo, nunca había creído en él, pero sus creencias fueron más débiles que su desesperación, y tras una fuerte lucha interior acabó claudicando y rezó una oración por la salvación de su mujer, una oración a mano armada —como describió su protagonista—, su última esperanza por asirse a algo.

El párrafo anterior no corresponde con el argumento principal de la novela de Aldous Huxley, pero siempre me ha gustado ese cuento de Benedetti ―y concretamente ese pasaje― y me ha apetecido utilizarlo como introducción en este post. Más allá de la existencia de Dios, lo que pretende Huxley, es inventar un Mundo Feliz, y para ello es necesario crear una sociedad sin carencias. Para que no existan las carencias es preciso concienciar a la humanidad de cuales son sus necesidades, que no son otras que la prosperidad y la juventud; y estas necesidades hay que cubrirlas. Pero no basta con eso, también es preciso eliminar el miedo a la muerte, que la muerte se asuma con naturalidad sin plantearse nada más allá de ella. En el mundo de Huxley la juventud se prolonga  lo genéticamente posible, cuando ya no se puede prolongar más entonces sobreviene la vejez, una enfermedad que nadie quiere padecer y ante la cual es preferible morirse. Antes que ser viejo es mejor morir, la muerte se asume con naturalidad (cien repeticiones cinco días por semana desde los cinco hasta los quince años es suficiente), y por tanto desaparece la necesidad de caer en esa gran pregunta que podría justificar la existencia de un todopoderoso.

Esta es la base sobre la que el visionario Aldous Huxley construyó, en 1936, su sorprendente Mundo Feliz, un mundo en donde sus habitantes no encuentran ningún obstáculo insalvable, un mundo en el que no es necesario esperar mucho tiempo para conseguir cualquier deseo. Para eso, un reducido grupo de dominadores fabricaron en laboratorios a los individuos dominados (solo si hay dominadores y dominados funciona la sociedad), una población compuesta por individuos alfas, betas, gammas, deltas…, creados y educados para cumplir una función específica en la sociedad, conformarse con ella y no anhelar otras (los dominadores se mofan de aquellos pobres hombres de antaño, con prohibiciones para cuya obediencia no habían sido educados). Ahora sólo conviven grupos de individuos homogéneos (desde luego favorecido por la inexistencia de Dios) que comparten los mismos valores, aficiones e intereses que les son satisfechos por el sistema y que los conducen a la verdadera felicidad; una felicidad donde no existe la pasión, ni la necesidad de sentirse libre. Si en cualquier momento a alguien le sobreviene un sentimiento melancólico para eso está el soma, un centímetro cúbico de soma cura diez sentimientos melancólicos.

En el mundo feliz de Huxley no se quieren cosas bellas porque la belleza produce atracción, por eso no proyectan películas de Shakespeary y sí otras películas en las que salen helicópteros, porque son más inofensivas. En el mundo feliz de Huxley no hay lugar para la pasión, porque es mejor no sentir con fuerza. En el mundo feliz de Huxley los dominadores tratan de homogeneizar, crear un pensamiento único. En el mundo feliz de Huxley no existe ofensa tan odiosa como la heterodoxia en el comportamiento. En el mundo feliz de Huxley se sobreponen demasiados espejos que se proyectan en el tiempo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s