Ahmadou Kourouma…

Esperando el voto de las ferias
Esperando el voto de las ferias

…y el SILA

De todos los escritores africanos que he leído hasta ahora, Ahmadou Kourouma (Costa de Marfil 1927 – Lyon 2003) me parece el más interesante (con permiso del surafricano Coetzee y su obra maestra «Desgracia»). Al menos así lo he percibido tras la lectura de dos obras suyas: «Los soles de las independencias» ―1970― y «Esperando el voto de las fieras» ―1994―, dos novelas muy recomendables que nos sumergen en la realidad de África guiados por la mano sabia de la buena literatura. ¡Ay la literatura!, esa gran olvidada, leer novelas, dice Philip Roth, es un placer profundo y singular, una apasionante y misteriosa actividad humana… frase a la que Juan Gabriel Vásquez añade, en su ensayo «El arte de la distorsión», a los adjetivos apasionante y misteriosa otro más: minoritaria: «el interés de estas sociedades por la escritura imaginativa se ha visto desplazada a la periferia de sus preocupaciones…» Me acabo de ir por la tangente pero es verdad: esa África enorme e inabarcable, que tenemos tan cerca, esa África para muchos misteriosa, para casi todos desconocida, esa África a la que podemos acercarnos por esta actividad apasionante, misteriosa y, desgraciadamente minoritaria, que es la literatura.

Ahmadou Kourouma nació en Costa de Marfil, pertenecía a la etnia Malinké, su protagonista en «Los soles de las independencias» es el viejo Fama, príncipe Malinké, último descendiente de la dinastía Doumbouya, del territorio del Horodougou, la tierra de los malinkés y por la que Fama no puede circular libremente porque tras la colonización europea y las independencias forzadas de las que surgieron los nuevos países africanos, su territorio, el Horodougou quedó dividido en dos repúblicas. Lo inexplicable -se lamenta Fama-, no podía cruzar la frontera sin su tarjeta de identidad, ¿lo había oído bien? ¡¡Fama extranjero en su tierra del Horodougou!!. Fama malvive ahora en la capital del país, no en el centro de la ciudad, en donde se encuentran los inmuebles, los puentes, las calles asfaltadas, todos construidos por manos negras para el disfrute de los blancos. A Fama le gustaría regresar a su pueblo, pero ya nada le espera allí, además han suprimido la jefatura tribal que le pertenecía, las independencias han constituido un comité con un presidente que pertenece al Partido Único, el presidente es un hijo de esclavo, ¿dónde se ha visto un hijo de esclavo mandando? Los malinkés tienen muchas maldades y Alá se cansa de perdonar su malevolencia, muchas desgracias y Alá se agota curándolas, entonces, cuando Alá se niega, cuando el malinké fracasa, se apresura a recurrir al fetiche: hundió el gaznate del gallo, el ave se debatió todavía, trató de alzar el vuelo en vano y cayó patas arriba, ¡patas al aire!, ¡garras abiertas!, sacrificio aceptado.

«Esperando el voto de las fieras» habla, entre otras cosas, de lo que Chabal y Daloz denominan, en su magnífico ensayo «África Camina, el desorden como instrumento político», la africanización de la política, es decir, el ajuste de los modelos políticos europeos importados a las realidades históricas, sociológicas y culturales de África. La tradición negra sostiene que todas las penas que la madre acepta soportar en su matrimonio se transforman en fuerza vital, en valor de éxito para su hijo. Los éxitos de Koyaga (dictador de un país africano y protagonista de la novela) se debían a la magia de su madre legada al hijo. En una de las escenas Koyaga se enfrenta a su adversario político, Fricassa Santos, cuando por fin lo consigue acorralar, un gran torbellino de viento nació de pronto en el centro de la residencia, Koyaga comprendió enseguida que Fricassa Santos se había transformado en viento… Los blancos dudarán de esta versión de los hechos, dirían que había un pasadizo por el que escapó Fricassa Santos, pero ésta es una explicación infantil: el blanco siempre con su necesidad de racionalizar para poder comprender.

Apenas dos esbozos en dos párrafos, la literatura como una magnífica oportunidad para conocer, para comprender, para acercarnos a esta África desconocida. Ojalá que el recién nacido SILA –Salón Internacional del Libro Africano― sirva para difundir esta narrativa minoritaria, dentro de la actividad minoritaria que es la literatura, porque lo minoritario, no sólo puede ser importante, sino como dice Philip Roth, una apasionante y misteriosa actividad humana.

Los soles de las independencias
Los soles de las independencias
Anuncios

4 comentarios

  1. Ojalá que el SILA logré difundir, en mayor medida, la cultura y las voces de África. Ser racional no significa tamizar todo el saber desde la perspectiva del que se cree en posesión del privilegio cultural, ser racional es precisamente tener amplitud de miradas y crecer alimentándose de la diversidad. Muchas gracias Pablo por presentarnos a Ahmadou Kourouma y al recomendarnos, en tu opinión, sus dos mejores obras. Un fortísimo abrazo y mi felicitación por este trabajo, en la línea de hacernos ver las grandezas de este continente tan estrechamente ligado a nosotros.

    Me gusta

  2. Muy amigo Pablo, Está claro que eres uno de los amantes del continente africano. Dedicar algo de tus lecturas a la literatura africana, es un señal de optimismo…pues lo sentimos como un arco iris desenrollado delante de nosotros, un signo anunciador del fin de tiempos de confusión y de desamparo. África es víctima de restos de los poderes dejados por los colonizadores, desde hace 50 años, sus pueblos se enfrentaron en rivalidades electorales, golpes de Estado militares, guerras civiles, saqueos inauditos, genocidios, instrumentalizando al mismo tiempo y biselando, a tal efecto, valores africanos positivos como la pertenencia a la misma tribu, a la misma etnia, a la misma lengua, a la misma provincia. Ojala que el SILA sirva para un intercambio entre la narrativa minoritaria y la narrativa mayoritaria. Muchísimas gracias Un abrazo

    Me gusta

  3. Leer los textos de Carpentier es echar una mirada a esas raíces profundas y bifurcadas de la cosmovisión africana en Haití. America Latina puede llegar a ser tan diversa y rica como África, pero con un desborde de mediocridad y prejuicios tan grande como la mismísima placa terrestre. Gracias por difundir este tipo de literatura, Pablo. Un ejemplo para que la gente deje de llenarse la boca con la palabra “diversidad” y mire más allá del pensamiento sistemático del siglo XXI.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s