Mandela, siempre.

mandelaHace unos meses leí «El factor humano», la novela de John Carlin sobre Nelson Mandela, no me terminó de convencer como novela, a mi juicio tiene poca literatura, pero sí me pareció interesante como crónica periodística; descubrir con detalle todo lo que siempre había oído de Mandela me hizo admirarlo aún más; de hecho, si me preguntaran cual es el personaje histórico que más admiro, respondería sin ninguna duda que Nelson Mandela. ¿Y por qué? ¿Cuál sería la razón principal de mi admiración? No voy a responder que el antirracismo, ni el perdón (que evidentemente son pertinentes y potentísimas razones), mi respuesta sería: su capacidad de entender al otro para construir algo juntos. Lo que más me impresionó de lo que leí en la crónica de Carlin fue cómo Mandela se preparaba las reuniones con los bóer para generar su confianza; cómo llegó a aprender el idioma bóer para hablarle al enemigo (quien lo había encerrado veintisiete años en la cárcel) en su propia lengua; cómo, una vez presidente, integró a blancos del antiguo régimen en su equipo porque pensaba que tenían cosas que aportar; cómo fue capaz de convencer a los negros de que una victoria del equipo nacional de rugby, el símbolo de la opresión de los blancos, suponía la victoria y la unidad de todos los surafricanos. Mandela pudo haber conducido a Sudáfrica a una guerra civil, y sin embargo fue capaz de hacer lo que parecía imposible, darle la vuelta a todo y construir un gran país. Mandela es el triunfo de la empatía, del humanismo, de la confianza en que una persona puede cambiar las cosas, un verdadero líder de los que estamos tan carentes en este mundo.

 

Y después, al igual que cada novela pertenece a cada lector que la lee, cada uno lleva las cosas a su terreno, no voy a hablar de lo que podrían aprender de Mandela todos los que están inmersos en conflictos relacionados con el odio al otro (lo cual también sería pertinente y potentísimo), sino que simplificando quizás en exceso, y llevando la grandeza de Mandela a mi día a día, podría resumir mi admiración en una frase tal vez demasiado simple y coloquial: Mandela supo preparar una tarta grande para que cada uno cogiera su pedazo y pudieran comérsela juntos. Éste es un tema que me preocupa (bueno, ya no sé si me preocupa o simplemente lo he acabado por asumir), porque a lo largo de mi vida profesional casi siempre he observado, atónito, justo lo contrario: el miedo, la desconfianza, el egoísmo, la cortedad de miras, la falta de empatía; a tal punto que lo trato con detenimiento en dos de mis novelas. En «La ciudad de las miradas» Fernando intenta por todos los medios esconder su tarta para no compartirla con nadie, en «La felicidad amarga», el joven Rafa no entiende por qué los otros tratan de esconderle la tarta a él. Ello no es sino un reflejo de todos los sitios en los que he trabajado, de todas las instituciones con las que me he relacionado, por lo general ésa es la tónica común. Una vez colgué en Facebook un evocador dibujo que encontré en algún sitio: siete personas surcaban el mar en un barco grande de madera, pero todos, serios, huidizos, miraban para otro lado, y con un serrucho iban cortando la madera del barco grande para desmenuzarlo y fabricarse siete barcos pequeñitos, que habrían de sobrevivir individualmente sobre el oleaje. La ingenuidad ya se acabó, he aprendido que así es la condición humana, que pesa más el miedo y el ombliguismo, y es precisamente por ello por lo que me emociona un personaje como Mandela, sumar y no restar, construir compartiendo, no es fácil, tan extremadamente difícil como empezar poniéndose en el lugar del otro.

Acabé tan impresionado de conocer al detalle la historia de Mandela que compré por Internet unos pin con su rostro. Los llevaré la próxima semana prendidos de mi chaqueta en homenaje a él. Aunque creo que, por la necesidad y la importancia de su legado, debería llevarlos toda la vida.

¿Quieres suscribirte a mi blog_ hazlo en la barra lateral
Anuncios

3 comentarios

  1. Pablo: me ha encantado tu articulo, lo veo perfecto y sobre todo me han gustado mucho tus reflexiones, que las encuentro reales como la vida misma. Y me gusto especialmente lo del barco de madera. Eso es para leerselo todos los días a una buena colección de gente.
    Ah, y como tu me pondria el pin de Mandela toda la vida en mi solapa

    Me gusta

  2. Bárbara, Valeria y yo hemos leído tu comentario sobre Nelson Mandela. Nos ha parecido estupendo. Mandela es una figura única, es un modelo a imitar. Y ahora que tanto político en el mundo llora su muerte, imitarlo sería el mejor homenaje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s